sábado, 22 de julio de 2017

Nimona, Noelle Stevenson (cómic)

Nimona, Noelle Stevenson (272 páginas) Año de publicación 2015.

Reconozco que este cómic me decepcionó y que aparte de esta decepción poco más recuerdo. De hecho, supongo que el problema fue que había escuchado críticas muy favorables que me hicieron creer que me encontraría con otra cosa y, una vez leída, aunque no fue una mala experiencia y se me hizo muy corta me pareció que no era nada del otro mundo. Una lástima no poder compartir el entusiasmo de todos porque le tenía muchas ganas a este cómic, pero el resultado no fue todo lo que esperaba.

Me vendieron el cómic sobre todo por la idea de la representación, nada típica en un tipo de historia como es ésta, un cuento bastante clásico de buenas a primeras, del género y la sexualidad. Además, todo narrado con tono humorístico, no demasiado en serio así que en general tenía todos los elementos para gustarme, y sí los he encontrado, pero creo que en este caso no me han parecido suficiente. Reconozco que tenemos una historia muy típica pero que se atreve a romper con los peores tópicos respecto sobre todo a roles de géneros y algunos maniqueísmos en los personajes haciendo que los malos no sean los típicos imbéciles que sólo saben hacer el mal por algún motivo normalmente poco interesante y los buenos sean personajes unidimensionales que sólo saben hacer lo correcto. Y todo eso está, y el cómic está lleno de humor, pero a la vez no he podido evitar ignorar la sensación de que si bien estaba "subvirtiendo" algunas de las cosas más típicas que podríamos encontrar en una historia clásica de fantasía tampoco me parecía que estuviera haciendo nada especialmente relevante ni que estuviera consiguiendo ponerme dentro de la historia y en general sentía una distancia con todo lo que sucedía.
Quizás uno de los problemas que he tenido con el cómic ha sido tanto el ritmo como el dibujo. En cuanto al ritmo creo que iba demasiado rápido y que cuando por fin estaba empatizando con los personajes el cómic entra en su momento final. Por otro lado, para mi gusto, el cómic tiene tanta acción y pasan tantas cosas que aunque como lectura ligera, sobre todo si te gusta el género, funciona bastante bien, los personajes no tienen ni de lejos tiempo para desarrollarse ni ellos mismos ni sus relaciones. No digo que no lo hagan, lo hacen, pero para mí lo hacen tan rápido que es muy difícil que resulten creíbles o por lo menos que el lector las pueda digerir bien. En cuanto al dibujo es un problema muy personal ya que creo que es un buen dibujo pero a mí me ha costado muchísimo acostumbrarme. Es un dibujo muy sencillo pero que creo que va bastante bien al tipo de historia que quiere contar y al final me acabó pareciendo agradable, pero me costó mucho acostumbrarme. Además, para mi gusto, y de nuevo esto es una chorrada como una catedral, pero me pasó, las páginas se me hacían demasiado apretadas, llenas de viñetas y diálogos lo que, aunque fuera porque estoy demasiado acostumbrada al manga se me hizo un poco extraño de leer. En cualquier caso, son chorradas pero todo ello colaboró a que no entrara con buen pie en el cómic y no acabara de entrar o al menos lo hice demasiado tarde.
Por otra parte aunque la historia la recuerdo poco sé que me pareció que al fin y al cabo era muy típica y tampoco me aportó nada nuevo, es cierto que el humor siempre ayuda a que al menos lo haga consciente de algunos de los tópicos, pero en general tampoco me pareció especialmente gracioso y como decía antes los personajes no tienen ningún tiempo para desarrollarse de forma natural, o al menos esa fue mi sensación. Sobre todo porque recuerdo que tenía escenas de cotidianidad donde Nimona y Blackheart compartían momentos graciosos y muy agradables y se hacía una relación de camaradería muy interesante de la que quería ver más pero lamentablemente el cómic estaba más interesado en la acción y en salvar el mundo así que no le dedica mucho tiempo. Del mismo modo tengo problemas con la relación entre los dos hombres que creo que merecía mucho más desarrollo, sobre todo porque tenía potencial, se nos presentan sus malentendidos y es fácil ver y entender porque se han distanciado, así que quería disfrutar con más profundidad de su historia y sobre todo ver más momentos de ellos juntos. Lamentablemente, como todo en este cómic, no le queda tiempo, está yendo de un lado a otro continuamente y lo de menos son los personajes que para mí se quedan en un esbozo.

Y sí, el cómic es simpático, tiene buenas ideas, en ocasiones es muy tierno e incluso a nivel de representación entiendo que tiene cosas para alegrarse, pero sinceramente, me parece que no es nada del otro mundo y como he podido comprobar escribiendo esta reseña os puedo asegurar que con el paso del tiempo mi recuerdo del cómic se ha borrado completamente, sobre todo por el poco impacto que me causó. Y de nuevo, pienso que es una lástima porque todo el mundo lo pone por las nubes, y ya os digo, lo disfruté leyéndolo pero no me parece que haya para tanto.

Hasta aquí mi aburrimiento.

2 comentarios:

  1. Yo soy muy poco de comics, abrí tu reseña pensando en encontrar uno que pudiera engancharme ligeramente, pero creo que no es el caso, no me atrae y no creo que sea solo por todo lo negativo, es que le falta algo en lo que dices que genere interés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me sabe mal quitarte las ganas de leer cómic, vale la pena y aunque quizás este no me haya convencido sí lo he encontrado entretenido y hay mucha gente que le ha gustado mucho, pero aun así espero que encuentres algún cómic para catar el género.
      Gracias por pasarte ^^

      Eliminar