miércoles, 2 de agosto de 2017

Grandes Esperanzas, Charles Dickens (libro)

Grandes Esperanzas, Charles Dickens (493 páginas) Año de publicación 1860 a 1861.

Este es mi primer contacto con el autor. Bueno, de hecho no, ahora que pienso había leído hace mucho tiempo su obra corta Canción de Navidad, que es una de esas obras que probablemente no queda nadie en el mundo que no conozca de su existencia y no haya conocido la historia en una de sus miles de versiones. De hecho, es exagerada la cantidad de versiones o cosas que no tienen nada que ver que aprovechan el argumento para incorporar cualquier cosa... En fin, pero yo os venía a hablar de mi primer contacto “fuerte” con Dickens, era algo que hacía tiempo que tenía ganas de hacer pero que sinceramente no ha sido tan gratificante como esperaba. Sin embargo, creo que la culpa ha sido, al menos hasta cierto punto, de la traducción. No digo que sea mala, simplemente creo que complica muchísimo el acceso de un libro que estoy segura que en otras ediciones será de lectura mucho más fácil. O simplemente no estoy hecha para leer catalán arcaico. Y mira que me gusta leer en catalán y siento que por culpa de que a veces me es más fácil encontrar ediciones en castellano lo acabo haciendo por comodidad, pero leer una traducción hecha por Carner no me ha ayudado a disfrutar de Dickens.

Y sí, pensar en este libro se ha convertido para mí en recordar que sufrí bastante por culpa de la traducción, perdonad si no os interesa eso, pero descubrí después que además, Carner consultaba con Pompeu Fabra dudas sobre que era correcto en catalán normativizado cuando traducía, no este libro de Dickens en concreto sino otro, pero me resultó a la vez que una curiosidad cultural algo que me hacía sentir menos imbécil por costarme entender ciertas expresiones o vocabulario. Insisto en esto porque Dickens siempre me lo han vendido como un autor fácil de entender, de trama y de personajes, nada de complicaciones estilísticas y de gran éxito entre mucha gente de su época, sobre todo por su tendencia al melodrama así que supongo que me costara tanto entrar por culpa del lenguaje me chocó. Por otro lado debo reconocer que la historia en sí tampoco colaboró a que disfrutara leyendo.
En cuanto a la historia me refiero concretamente a cómo toda la obra se estructura sobre un giro argumental evidente, que el libro hace evidente y que supongo que todo el mundo lo veía venir, espero, lo cierto es que no he leído opiniones sobre esto así que dejadme que lo busque. Bueno, me he cansado de buscar, pero de verdad, estoy segura de que la mayoría de lectores caen enseguida sobre quién está detrás de las "grandes esperanzas" de Pip, todos lo sabemos, el libro lo hace evidente sobre todo porque recuerdo que justo de que ocurra el anuncio sobre este ascenso se nos habla, muy casualmente, de cierto personaje y todo ello hace que sea muy frustrante ver actuar a Pip.
Pero de hecho, Pip es de los personajes que más me ha frustrado, para bien o para mal, de lo que llevamos de año. Siempre me gusta pensar que cuando un personaje me despierta emociones fuertes, sean positivas o como en este caso negativas es porque el personaje está bien construido o al menos tiene algo que lo hace especial u original e intento que mis sentimientos odio por un personaje no se interpongan en el disfrute de la lectura o disfrutar sádicamente de su sufrimiento. De hecho, me pasó algo muy parecido con Lucien, protagonista de Las ilusiones perdidas una novela con la que esta que os reseño comparte género, ambas son novelas de formación clásicas que sirven para crear el mito burgués de la hombre que se hace a sí mismo y de los proto-napoleones, por decirlo de alguna manera, pero en este caso con Pip tuve una relación mucho más frustrante. Odié muchísimo a Lucien pero disfruté de su dolor, pero en el caso de Pip más que odio, que en parte también, era frustración. ¿por qué tratas a Joe de esta manera? ¿Por qué haces esto? ¿Por qué te crees que Stella cambiará por ti? ¿Por qué crees que cierta persona es quien te ha dado el dinero? ¿Por qué eres tan imbécil? ¿Por qué eres tan inocente? ¡Puedes dejar de gastar dinero de manera estúpida y conservar algo? Que venías de familia pobre, al menos creo yo que deberías tener un poco de consideración por lo que gastas, ¿no sé? Y en fin, mi frustración era máxima y no desaparecía, nunca.
Por otra parte hay que decir que el título de la novela me parece una maravilla y que a medida que vas pasando páginas suena cada vez más irónico. Bueno, de hecho desde el principio me sonaba irónico pero como hay gente que es corta de entendederas, no pienso en nadie eh, Pip, pues tenemos un libro que se podría resolver fácilmente pero se alarga muchas páginas y que nos hemos de tragar la gran sorpresa del protagonista ante cosas evidentes.También hay que decir que al final descubrimos otras cosas, cada cual más rocambolesca, en una especie de resolución final en la que casi parece que Pip se convierta en una especie de detective sobre su vida que al final sólo es una gran mentira o una gran fabulación hecha por él mismo que cae completamente, pero vaya, ya tocaba, sufre, mucho, para siempre. Odios personales aparte, el tono de la novela es bastante desencantado en este sentido y en cierto modo lo que podría ser una novela de formación positiva termina siendo, como la mayoría, amarga o por lo menos agridulce. Lo cierto es que según tengo entendido el final de la novela debía ser otro, menos "optimista" en cierto aspecto sentimental, por decirlo de alguna manera, pero se ve que el editor obligó a cambiarlo al autor para hacerlo más agradable. Y sí, no tiene nada que ver con el texto en sí, pero a la vez no puedo evitar pensar que todo en la novela parece conducir a una resolución bastante más amarga que la que nos encontramos.

Por otra parte volviendo a la trama lo cierto es que aunque esta novela en particular no me ha terminado de convencer, sigo pensando que la traducción no ha colaborado mucho, pero lo cierto es que tengo ganas seguir leyendo al autor sobre todo porque me parece que sabe hacer culebrones bastante complejos que son, hasta cierto punto, muy interesantes. Es cierto que tenemos personajes muy estereotipados en algunos momentos, mirad a Joe que es el alma bondadosa humilde o la señora Havisham con la que, en fin, sigo teniendo muchos problemas pero todavía los tengo más con Estella. Havisham me parece que es más símbolo que persona, y, no sabría deciros si está bien construida o no porque creo que como presencia funciona bastante bien, supongo que sobre todo en la mente de Pip, pero como personaje es bastante, en fin, mejorable, supongo. Y Estella... Estella es un estereotipo con patas llevado a la máxima potencia y lo peor -o mejor- de todo, justificado por la trama. Sinceramente, tengo muchos problemas con Estella, con toda esta parte de la historia en general, porque entra en terrenos un poco difíciles de creer. Y sí, Dickens es experto en este tipo de cosas según tengo entendido y de hecho la mayoría de resoluciones del libro terminan siendo casualidades muy casuales que no se explican a no ser que por algún fenómeno desconocido la población de este Londres ficticio se reduzca los personajes que aparecen y pocos más ya que las conexiones entre ellos son, bueno, resoluciones típicas de novela de este tipo. Pero en fin yo os hablaba de las cosas buenas de la trama y aunque me cuesta explicarlo diría que, dejando exageraciones aparte, que las tiene y muchas, lo cierto es que cuando más lo piensas las cosas tienen más sentido, el simbolismo básico tiene sentido, la idea central tiene sentido y como la posición de los diferentes personajes está bien montada para hacer evolucionar la historia, no sé cómo decirlo y creo que estoy delirando pero creo que argumentalmente la historia de Pip está bien estructurada y en este sentido la he disfrutado, al menos en cierto modo.

En cualquier caso ya hace unos cuantos meses desde la lectura y aunque no recuerdo que la disfrutara especialmente, más bien al contrario, se me acabó haciendo pesada por la edición y por Pip, lo cierto es que ha habido detalles que hacen que me haya quedado con ganas de seguir leyendo a Dickens. Es cierto que desanima ver a la gente decir que esta es de las mejores novelas de Dickens, pero vaya, tengo la esperanza de que tal vez en otras circunstancias incluso esta novela me hubiera resultado más amena así que veremos que opino de otros libro del autor. Por otro lado es interesante ver interpretaciones más centradas en el aspecto social y de qué tipo de representación hacía del siglo XIX Dickens si era un burgués que reafirmaba los valores de esta clase social con sentimentalismo barato que gustaba a todo el mundo y los consolaba sobre que su vida tenía algún tipo de sentido y fomentaba sólo formas de ayuda pasiva como la caridad, o si por el contrario tenía en parte cierto espíritu medio revolucionario, o al menos de reformista y en cierto modo hacía un retrato, a su manera y con matices, crítico de la sociedad inglesa. Es interesante precisamente porque ambas respuestas pueden coexistir y por como sus novelas dan para interpretaciones completamente contradictorias en lecturas ideológicas que crean debates por lo menos curiosos. Por otra parte, también recuerdo haber escuchado en algún lugar -o leído, quién sabe- que el dinero tenían la función de "deus ex machina" a Dickens y como esto permitía reflexionar sobre el capitalismo incipiente y la función del dinero en la sociedad. Además, a esto le añades como las mentes de los personajes se estructuran a través de fabulaciones sobre relatos típicos del progreso y como chocan contra la realidad y lo cierto es que puedes encontrar bastantes cosas tanto en esta novela en particular como, supongo, en Dickens en general. Y no sé cómo decirlo pero aunque no he disfrutado del todo de la novela, si que creo que aunque los personajes me parecen estereotipos con patas, sabe hacerlos carismáticos, crear una especie de ambiente muy vivo donde te puedes llegar a creer todos estos tipos tan particulares y que te dan ganas de seguir leyendo más obras suyas. O simplemente estoy intentando justificarme a mí misma o encontrado una explicación a por qué me he quedado con ganas de seguir leyendo este autor cuando la experiencia no ha sido tan positiva como esperaba, ya que hay que decir que yo también tenía grandes esperanzas en el libro (no acabáis de leer esto, no lo he escrito, hacemos ver que no ha pasado...).

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario